SILLON ISABELINO

En esta ocasión tenemos un par de sillones isabelinos, que separaran sus caminos una vez tapizados.  Se van a independizar, jeje…

Tras reparar los muelles y las cinchas de yute, cambié las espumas.  El tejido que se eligió es una chenilla de gran calidad en blanco roto.

Elaboré un cojín a petición de la clienta, lo que le dio mucho más confort.  Acabado con doble cordón forrado de la misma tela.

Sigue manteniendo su línea clásica, pero más actualizada.

A su hermano gemelo lo podéis encontrar aquí para ver su cambio radical.