RECLINATORIO

Un reclinatorio es un mueble ya en desuso. Es una especie de asiento bajo de madera, pero no se utiliza para sentarse. Con un pasamanos como apoyo y una pieza acolchada sobre la que arrodillarse. Cuando en las iglesias no había  bancos, cada feligrés llevaba su propio reclinatorio de casa, para rezar. Se podía decir que su uso era personal y casi intransferible. Antiguamente no había bancos en las iglesias.

Dependiendo del poder adquisitivo de cada familia eran más o menos ostentosos. Incluso era un privilegio tenerlo, no todos podían. Su color original solía ser rojo o granate.

Por la apariencia de éste, se deduce que su origen era humilde. Tiene las patas resquebrajadas y está desencolado. Su nueva función a partir de ahora será la decorativa. Lo hemos tapizado en chenilla color verde lima para integrarlo en la estancia donde estará ubicado. Se ha encolado, cinchado, guarnecido y tapizado. Para terminar se remató con un galón un tono superior al de la tela. ¿os gusta el resultdo?