BUTACA ROJO REAL

A estas butacas les he hecho de todo. Primero me deshice de la capa de barniz que saltaba con sólo pasarle la uña. Después con el tinte ya fue otro cantar. Sus dueños querían que se viese la madera al natural por lo que sólo se dio una cera de alta calidad. También hubo que encolar sus maltrechas patas.

Una vez con todo su interior y la tapicería nuevos a estrenar, le di un acabado a doble cordón forrado, (que últimamente me gusta mucho como queda).

Os explicaré porque les llamo Butacas Rojo Real. Cuando aparecí en la casa del cliente a entregárselas, su expresión nada más que las vio, fue:

-“¡Madre mía, parecen las del Palacio Real!” – Entonces, algo me hizo intuir que le resultado le gustaba…

A mí me quedó la sensación del trabajo bien hecho y la satisfacción de haber cumplido con las expectativas de quien me buscó para éste trabajo. Y se me hinchó el corazón.

Desde entonces las llamo “Butacas Rojo Real”

Proyectos Relacionados

Escribe y pulsa Buscar